Rafael Jiménez expone “Nosotros no ha existido siempre” en Madrid

>

El artista plástico y visual Rafael Jiménez Reyes inaugura su exposición individual Nosotros no ha existido siempre el 1 de diciembre a las 19.00 horas en la galería Modus Operandi de Madrid (C/ Lope de Vega, 31). En la muestra, Rafael Jiménez Reyes reflexiona sobre utilizar una familia como unidad de tiempo, de medida del conflicto.
La única forma de combatir esto desde las herramientas de la Historia y de la Arqueología, , es usarla para cuestionar estas asunciones naturales. Desnaturalizar la historia. Mostrar que el presente es realmente accidental, pero lógico; no natural, pero naturalizado. Nuestro presente es este, pero podría haber sido perfectamente otro y es esto lo que debemos de cuestionarnos. La Historia, por tanto, trataría no tanto de decirnos quiénes somos nosotros y cómo hemos llegado hasta aquí sino, por el contrario, explicitar el proceso por el cual ese “nosotros” se ha convertido en “nosotros”. Pero ese “nosotros” no ha existido siempre (“we have not always existed”). La clave es pensar críticamente cómo el pasado se hace presente (is presented) y es manipulado.
La constatación de un tiempo que ocurre. De una memoria que fluye y recuerda, pero a la vez ficciona y construye los posibles espacios y tiempos que no han sido. El caso es que iba a pasar, iba a pasar el tiempo e iba a crecer, pero a la vez, muchas otras cosas no pasaron. En el espacio limítrofe entre imagen y abstracción, entre realidad y ficción, entre recuerdo y hecho histórico, entre tradición y contemporaneidad, entre reflejo y retrato. Lo que iba a pasar, y también lo que no pasó.
Equilibrios, apoyos entre cuerpos, necesidad de grupo, la pintura como ejercicio en el campo de lo expandido. El contacto. Lo autobiográfico ocupa el espacio del lugar común, la obra actúa como médium, explora el recuerdo íntimo y a la vez general. El espacio expositivo como lugar de reflexión. El salto al vacío como tiempo vivido y por vivir.
La identidad apoyada en lo conocido. En la historia. En el conflicto y en la prueba. En las ausencias y presencias. Selección de trabajos en diferentes momentos. Convivencia y connivencia de imagenes en una sola autoria que nunca es del todo propia.
Apelar a la no nostalgia. No, el tiempo no sirve para eso. Existe el derecho al olvido, existe el derecho a pensarse desde un presente continuo si el futuro siempre resulta incierto.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*